Blogia
PSICOLOGÍA (1º Bachillerato). IES Santa Eulalia

LAS DROGAS. OPIACEOS.

LAS DROGAS. OPIACEOS.

¿QUÉ SON LOS OPIACEOS? 

 

El opio es una droga psicoactiva ya utilizada por los griegos con fines placenteros o medicinales. En Occidente, el interés por el opio se debe al escritor inglés Thomas de Quincey.

Las dos sustancias derivadas del opio mas importantes son la morfina y la heroína.

·        La morfina es una potente droga opiácea usada frecuentemente en medicina como analgésico. La morfina fue bautizada así por el farmacéutico alemán Friedrich Wilhelm Adam Sertürner en honor a Morfeo, el dios griego de los sueños. La morfina es un polvo blanco, cristalino, inodoro y soluble en agua.
La morfina fue administrada primero por vía estomacal, luego levantando la dermis y depositando la dosis necesaria. Finalmente adquirió gran notoriedad gracias a la invención de la jeringa. A partir de 1951 fue posible la síntesis química y de derivados morfínicos.
Actualmente la morfina sigue siendo el analgésico clásico más eficaz para aliviar los dolores agudos, pero su utilización va decreciendo a medida que aparecen nuevas drogas sintéticas, las cuales se supone son menos adictivas y permiten que personas alérgicas a la morfina puedan aliviar igualmente sus dolores.

·        La heroína es una droga altamente adictiva e ilegal en la mayoría de los países del mundo. Dentro de los opiáceos, es el más abusado y el de acción más rápida. La heroína se prepara a partir de la morfina Generalmente se vende en forma de polvo blanco o marrón, o como una sustancia negra pegajosa conocida en las calles como "goma" o "alquitrán negro". La heroína es una de las drogas de abuso con mayor capacidad para generar dependencia.
Su consumo se realiza por inhalación, directa o vaporizada, transmucosa, intravenosa, oral, intramuscular. también se puede pinchar y contagiarse. la heroína se utilizó principalmente para tratar la tuberculosis por su capacidad para suprimir el reflejo de la tos. Pronto se vio que su efecto anestésico no era mayor que el de la morfina, pero era más activa por lo que podía utilizarse en dosis menores logrando el mismo efecto con las consiguientes ventajas a nivel de acumulación en los tejidos. Actualmente el clorhidrato de heroína se utiliza muy poco ya sólo como antitusígeno en casos severos. Además el efecto de la heroína es más potente que el de la morfina, pero menos duradero.

Los opiáceos producen tolerancia, dependencia física y psicológica.

Los fármacos utilizados para combatir la adicción a los opiáceos pueden ser:

  • Agonistas (metadona): se unen a los receptores sinápticos y producen una sensación de satisfacción, pero con una menor capacidad de abuso. El síndrome de abstinencia a la metadona es dos veces mas largo que el de la heroína, pero mas suave. Este psicofármaco empezó a utilizarse como sedante y como remedio contra la tos, sin mucho éxito. Actualmente se emplea en los programas de desintoxicación y mantenimiento de los farmacodependientes de opiáceos, tales como la heroína. La metadona se suministra principalmente por vía oral, aunque también puede ser inyectada endovenosa e intramuscularmente. Administrada oralmente actúa entre los 30 y los 35 minutos después de su ingestión. Sus efectos principales duran entre 18 y 24 horas, aunque algunos pueden durar hasta 36. Es un agonista con propiedades farmacológicas cualitativamente similares a las de la morfina. Cuando alcanza el cerebro ocupa básicamente los receptores mu y kapa provocando analgesia y deprimiendo la respiración.
  • Antagonistas (naltrexona): compite por los receptores sinápticos con la heroína y sirve para neutralizar una sobredosis de ésta. La naltrexona se usa para ayudar a las personas que sufren de adicción a los narcóticos o al alcohol, a que dejen de usar estas sustancias. La naltrexona se usa después de que el paciente haya dejado de consumir drogas o alcohol. Funciona al bloquear los efectos de los narcóticos o al reducir la ansiedad producida por la necesidad de alcohol. La naltrexona viene envasada en forma de tabletas para tomar por vía oral. Por lo general, se toma 1 vez al día.

 


EFECTOS DE ESTAS DROGAS

MORFINA

En dosis terapéuticas, la morfina produce depresión respiratoria importante, aumenta la presión intracraneal y puede provocar vómito; genera además, contracción de las pupilas (miosis), estreñimiento, insensibilidad al dolor e incoordinación muscular. Su empleo prolongado puede ocasionar somnolencia, apatía disminución de la presión arterial, retención urinaria y disminución de la capacidad sexual.
No se han detectado alteraciones genéticas debidas al uso de morfina; sin embargo, su empleo durante el embarazo es peligroso por la depresión respiratoria y porque el fármaco puede llegar al feto produciendo efectos más prolongados que en la madre.
En casos de intoxicación pueden presentarse náuseas, vómito, depresión del sistema respiratorio, circulatorio y digestivo. Un síntoma característico y suficiente para establecer el diagnóstico de intoxicación por morfina y otros opiáceos es la presencia de miosis en grado máximo (las pupilas aparecen como puntos). En casos graves se genera un colapso respiratorio, coma y muerte, por lo que resulta indispensable solicitar ayuda médica y no dejar que el sujeto se duerma ya que la depresión respiratoria aumentaría, y con ella el peligro de muerte por asfixia. La naloxona Narcan® en dosis de 4 mg por vía intravenosa, intramuscular o subcutánea, alivia la depresión respiratoria y el estado de coma producidos por la intoxicación aguda. Si no hay respuesta después de 3 dosis aplicadas en intervalos de 3 minutos, es posible que otra droga esté implicada o exista alguna enfermedad.
Si la droga fue ingerida y el individuo está consciente, se recomienda dar carbón activado disuelto en agua y provocar el vómito. Posteriormente se recomienda un lavado gástrico. Si fue inyectada se utilizan compresas de hielo en el sitio de aplicación para disminuir el flujo capilar sanguíneo. En ambas las circunstancias se recomienda mantener caliente al paciente y darle de beber café negro fuerte.

HEROÍNA
La heroína, al igual que todos los opiáceos, es un  potente analgésico que hace que el usuario tenga menos conciencia y pueda tolerar mejor los dolores y afecciones físicas y emocionales. Así, a altas dosis produce una importante sedación.
Por otra parte, puede producir sentimientos de calidez, euforia, placer y bienestar. No obstante hay que tener en cuenta que no todas las personas que usan heroína experimentan estos efectos en todo momento.
Como efectos desagradables que a veces puede generar el consumo de heroína podríamos mencionar: estreñimiento, nauseas, respiración enlentecida, disminución del deseo sexual. Por otra parte, las mujeres pueden experimentar períodos irregulares o incluso dejar de tenerlos.
Uno de los riesgos que entraña el consumo de heroína es que su  uso regular (así como el uso regular de cualquier opiáceo) tiene altas probabilidades de generar tolerancia y por lo tanto dependencia física , y sindrome de abstinencia ante la  interrupción del consumo.
No obstante y contrariamente a la creencia popular, el uso de heroína pura no causa por si mismo  daños serios a largo plazo para la salud del usuario. Lo que sí pone al usuario en situaciones de riesgo son las prácticas de inyección y el hecho de no conocer el corte de lo que se está consumiendo. Estos elementos acarrean generalmente  importantes riesgos para la salud, tanto en el corto como en el largo plazo.
La inyección de heroína directamente en las venas es el método que acarrea mas riesgos para la  salud del usuario. Si son compartidas agujas, jeringas, algodones, filtros, cocinadores o cucharas  infectadas existe una alta probabilidad de que a través del contacto sanguíneo se transmitan  virus e infecciones como el HIV y la Hepatitis B y C . Pueden ocurrir asimismo infecciones bacteriales y contaminación de la sangre si ingresan bacterias a través de la inyección o “tiro”. Se pueden generar también daños a la piel y los músculos como absesos, celulitis y otras lastimaduras relacionadas con las prácticas de inyección. Como consecuencia del uso repetido pueden colapsar también las venas y quedar inutilizables para futuras inyecciones.    
Otro de los riesgos asociados a las prácticas de inyección es que el inyectarse accidentalmente en un nervio puede producir parálisis, y el inyectarse en una arteria puede provocar importantes pérdidas de sangre.
Por último, es necesario tener en cuenta que uno de los riesgos  más importantes del consumo de heroína para la salud es la sobredosis. Cuando una persona consume una dosis importante de heroína su sistema respiratorio puede deprimirse al grado de generar un paro  respiratorio, por lo cual aquellas personas con problemas respiratorios deben ser muy cuidadosas y  evitar, en lo posible su consumo.
A continuación te proporcionamos un cuadro comparativo donde podés encontrar signos que te ayudan a distinguir cuando estás frente a una intoxicación aguda de heroína y cuando estás frente a un síndrome de abstinencia. El manejar esta información te puede orientar acerca de cómo actuar en caso de que esto le ocurra a algún amigo, amiga o conocido.

INTOXICACION

ABSTINENCIA LEVE A MODERADA
SedaciónOjos llorosos, goteo nasal
PicazónSudoración
Baja presión arterialInsomnio
Pulso enlentecidoDilatación de las pupilas
  Anorexia/náuseas
  Debilidad, Fatiga
  Dolores musculares
  Cambios en la temperatura corporal
  Deseos imperiosos de consumir la sustancia

 

METADONA
La metadona produce contracción de pupilas, depresión respiratoria, relajación muscular, liberación de la hormona antidiurética, estreñimiento, aumento de la temperatura corporal y de la presencia de azúcar en la sangre. También se han confirmado modificaciones similares a las generadas durante el sueño en pruebas de encefalograma.
Utilizada durante largos periodos puede provocar aumento de peso y entumecimiento. Sus efectos persisten después del uso repetido; de hecho la contracción de las pupilas y la depresión respiratoria se aprecian por más de 24 horas después de una dosis única. No se han detectado alteraciones genéticas debidas al uso de metadona, pero al igual que en el caso de la heroína y la morfina, los hijos de mujeres que la consumen frecuentemente durante el embarazo suelen nacer con bajo peso y presentan manifestaciones abstinenciales

 

NALTREXONA

Algunas personas tienen efectos secundarios como náusea, dolor de cabeza, estreñimiento, mareo, nerviosismo, insomnio, somnolencia o ansiedad. Hasta a un 10% de las personas que toman naltrexona les da náuseas, pero la mayoría de los posibles efectos secundarios no ocurren con mucha frecuencia   

 

En este video que enlazamos acontinuación, podemos observar lo peligroso que puede llegar a ser el mundo de las drogas...
http://www.dedrogas.com/2007/03/17/entrar-en-la-droga-es-enterrarse-vivo/

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

anonimo -

esta muy completo,entendible y bien redactado

Anónimo -

buuuuuuuuuuu no entenndii nadaaa
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres